Mamá, ¿tu acaso sabes lo que siento cuando me gritas y me haces llorar? ¿Sabes como me siento al escuchar cosas que nunca pensé que me dirías? ¿Te das cuenta el daño que me hacen algunas de tus palabras? ¿Eres consiente de que yo también tengo problemas, y que mi único deber no es solamente estudiar? ¿Y sabes por qué no te los cuento? Porque sé que tu nunca me entenderías. Tu solo quieres que sea una hija que no soy, y creeme eso me duele más a mi que a ti.

(Fuente: a-little-world-of-happiness, vía a-little-world-of-happiness)